Sidra natural Iparragirre

Su nombre proviene de la denominación del propio caserío, donde nació y enraizó nuestra sagardoa.

Sidra natural IPARRAGIRRE elaborada con variedades de manzana preferentes autóctonas o foráneas cuando aquellas escasean.

Sidra natural elaborada a partir de una selección cuidadosa de manzanas. Un perfecto equilibrio entre aromas, frescor y carácter.

Variedades: Mezcla de variedades seleccionadas atendiendo a sus propiedades físico-químicas y organolépticas.

Origen: En su mayoría autóctonas; también foráneas, principalmente de Normandía o Bretaña.

Elaboración: La elaboración se lleva a cabo mediante técnicas tradicionales, con maquinaria moderna y rigurosa higiene, seguida de una fermentación con temperatura controlada.

Grado alcohólico:> 6% Vol.

CATA

Fase visual: Destaca por su comportamiento en el vaso, en el que al romper, el carbónico que posee emulsiona perfectamente con la sidra, y forma gran cantidad de finísimas burbujas que enseguida desaparecen, dejando en las paredes un ligero halo que parece crema.

Presenta una ligera turbidez, propia de un producto natural. Su color es intenso con tonos amarillos y ámbar muy brillantes.

En nariz: Aroma frutal, algo floral con notas cítricas. Muy afrutado y persistente.

En boca: Es de entrada acida y fresca, que se redondea con la aparición de un ligero amargor, que hacen que la sidra parezca dulce al combinarse estos tres gustos. Final de boca agradable con largo recuerdo. Muy elegante.

Maridaje: Una bebida ideal para tomarla sola, como refresco o acompañando cualquier comida, especialmente ensaladas, pescados, tortillas, carnes blancas y/o rojas y cualquier tipo de postres.

Tª: Se recomienda servir a 8 – 10 °C aprox."